La Historia de Bonita

Un domingo allí por el 2001 iba manejando por la General Paz
cuando de pronto sobre el carril izquierdo,
veo “algo” similar a un perro,­ quieto, inmóvil,­
pobrecito, está muerto, pensé.
Mientras lo observaba, el perro levanta su cabeza!
No se bien cómo, pero hice todo al mismo tiempo:
puse balizas, me tiré a la banquina y bajé corriendo mientras pensaba:
el primero que llegue antes que yo,
termina de aplastarlo.
Esquivé algunos autos y llegué hasta ella… Era ella…
Tuve una clara sensación:
ese animal no quería vivir mas
y una clarísima pregunta a mi mismo:
cómo iba a volver a cruzar, sin ser atropellados…?
La abracé, la miré y le dije:
“Me vas a tener que ayudar, vamos a cruzar al otro lado,
yo te voy a curar.
Era mediana, con cadera dislocada, la boca sangrando y
ni un centímetro del cuerpo con pelo.
Todo era sarna y mal olor.
Así y todo, yo sabía que era hermosa, y le empecé a llamar: Bonita…
La acomodé en la camioneta y pensaba para mis adentros lo de “casi siempre”
será mejor que muera en casa cuidada, mimada, calentita.
Al día siguiente vino la vete a casa y dijo:
“Está muy mal, no sólo por el golpe,
tiene infecciones en todo el cuerpo de larga data,
esta perrita vivió mal, muy mal
la han tratado pésimo,
esperemos que pase la noche medicada y tranquila,
“mañana vemos…”
Esa noche pasé horas en cuclillas a su lado implorándole:
“comé Bonita, tomá agua, comé hija…”
Al tercer dia (igual que Lazaro!…) se levantò
y empezamos a ir juntos a la vete.
Era gracioso ver con que alegrìa paseaba su cadera “virada”
pisando absolutamente todos los charcos.
Ella feliz…
y yo: no podìa creerlo.
Si bien a diario corre contenta por el parque con Rosita , Brenda, el Chino
y los demàs,
a veces parece que juntos nos acordamos de esa tarde
en que se quiso suicidar…
Se me acerca despacio y me apoya su cabeza con tristeza.
Parece que los dos, recordamos juntos.
No me cabe duda que algunos perros intentan suicidarse.
No son tan tontos para tirarse a un autopista
No, definitivamente, no lo son
Sòlo se cansan del maltrato, la indiferencia, el desamor, la crueldad, el abandono.
A muchos humanos,
A muchos
nos sucede lo mismo.
(Bonita muriò en el 2008 en casa, viejita, a mi lado, bien cerquita…
Conservaba su carita melancólica, triste,
y aunque suene remanido, una parte de mi se fue con ella…)

Te amo Bonita